Marchitez Bacteriana del Tomate

  • Síntomas

  • Detonante

  • Tratamiento biológico

  • Tratamiento químico

  • Medidas preventivas

Marchitez Bacteriana del Tomate

Clavibacter michiganensis subs. michiganensis

Bacteria


Resumen

  • Clorosis intervenal, enrollado y marchitamiento de las hojas más viejas, a veces sólo en un lado.
  • Las hojas se vuelven de color café mientras que los pecíolos permanecen verdes.
  • Las hojas se mantienen unidas al tallo.
  • Manchas de color café con un halo en hojas y frutas.
  • Tallo podrido con rayas verticales que luego se abren, formando cancros.

Huéspedes:

Tomate

Síntomas

Las plántulas infectadas producen plantas débiles, con pequeñas manchas blancuzcas en las venas de las hojas y pecíolos. Los síntomas en las plantas maduras pueden deberse a la propagación de una infección primaria a nuevos tejidos (sistémicos) o a infecciones secundarias. La clorosis intervenal, el enrollado y el marchitamiento de las hojas más viejas (a veces sólo en un lado) caracterizan la extensión sistémica. Más tarde, las hojas finalmente se vuelven de color café y se caen. El peciolo generalmente permanece verde y firmemente unido al tallo. Las nuevas infecciones se caracterizan por lesiones de color café oscuro en el borde de la hoja y manchas redondas con un halo brillante en la hoja. La base del tallo está podrida y aparecen rayas verticales de color café a café oscuro en la parte superior. Posteriormente, el tallo se forma cancros largos de color café, que más tarde se pueden partir. En los frutos aparecen manchas de color café con un halo brillante. A medida que la enfermedad progresa, la planta entera se seca.

Detonante

Las bacterias pueden sobrevivir en las semillas, en los residuos vegetales o en el suelo. La transmisión se produce a través de semillas infectadas, patógenos en el suelo o durante la pizca. Las bacterias se multiplican en las venas de las hojas y dificultan el transporte de agua y nutrientes. Como resultado, la planta empieza a marchitarse. Las condiciones de alta humedad del suelo o humedad relativa y temperaturas cálidas (24 a 32°C) favorecen el desarrollo de la enfermedad.

Tratamiento biológico

Remoje las semillas en ácido acético al 8% o ácido clorhídrico al 5%. También puede utilizar bromuro de metilo o tratamientos de agua.

Tratamiento químico

Opte siempre por un enfoque integrado con medidas preventivas junto con tratamientos biológicos, cuando estén disponibles. Bajo condiciones de lluvias frecuentes y periodos de humedad prolongados, use pulverizadores químicos con compuestos de cobre. Éstos pueden reducir la incidencia del tizón foliar y las manchas en la fruta.

Medidas preventivas

  • Elija semillas o trasplantes sin enfermedades, certificados.
  • Cuando estén disponibles, elija variedades resistentes.
  • Se puede usar un medio sin suelo en bandejas de plástico en lugar de instalaciones de campo para producir trasplantes.
  • Si es posible, esterilice a vapor los semilleros y los suelos para eliminar las bacterias.
  • Mantenga sus herramientas y equipo limpios.
  • Elimine las malas hierbas pertenecientes a la familia Solanaceae.
  • Revise los campos y corte las plantas enfermas a ras de tierra.
  • Rote los tomates con cultivos no solanáceos durante al menos dos o tres años.
  • Are en profundidad después de la cosecha y entierre los residuos de los cultivos infectados.